“Nada es constante en este mundo sino la inconstancia”

Jonathan Swift

Semana a semana, www.adolforamirez.es llega a su post 200.

Lo primero que se me viene a la cabeza es daros las gracias a todos por hacerlo posible y qué mejor manera de celebrarlo, que haciendo un resumen de sus contenidos más comentados en el blog y las redes.

La ejecución está marcando la diferencia entre el éxito y el fracaso en los procesos de transformación

La ejecución como dicen Larry Bossidy y Ram Charan en Execution “es un conjunto específico de comportamientos y técnicas que las empresas deben dominar para tener una ventaja competitiva. Es una disciplina en sí misma.”

Por lo tanto, no es algo que ocurra, sin más, a partir de un powert point presentado en un Comité. El proceso no se desencadena solo a partir del planteamiento por bueno que éste sea.

Si analizamos las mejores prácticas nos encontramos:

▪ Estrategia clara y entendida por la organización
▪ Adecuada planificación
▪ Comunicación sistemática, clara y bidireccional
▪ Impulso y compromiso real de la dirección
▪ Sistemática de seguimiento.

Los datos convertidos en un activo estratégico de las compañías

Las ventajas de convertirse en organizaciones data driven son evidentes y todas las empresas, con independencia de su tamaño, deberían considerarlo entre sus prioridades, para avanzar en:

Eficiencia operativa, al automatizar los procesos de datos y los reportes.
Conocimiento del cliente, que permita una relación fluida y la personalización de la oferta de valor.
Competitividad, especialmente sobre las empresas que no lo son.
Agilidad y calidad en la toma de decisiones, al disponer de una visión más rápida, fiable y completa de la situación.
Conocimiento del mercado, cambios en los comportamiento de los consumidores, identificación de tendencias, anticipación a la competencia, etc.
Seguridad en la información, al desplegar un modelo de control y gestión de la información.
▪ Obtención del valor de la analítica en sus tres dimensiones: descriptiva, predictiva y prescriptiva.

La tecnología provoca el cambio, pero son las personas las que transforman las organizaciones

Seguimos inmersos en lo que hace unos años se denominó como “la tormenta tecnológica perfecta”, producida por la convergencia de las denominadas tecnologías exponenciales: Cloud, Big Data, Inteligencia Artificial, Internet de las Cosas, Realidad Aumentada / Virtual, Impresión 3D, Blockchain, computación cuántica, …

Hoy la tormenta (convertida en tsunami) sigue su evolución y ha incorporado, un visitante maligno e inesperado en forma de virus que, desde el punto de vista de los negocios, ha traído mayor incertidumbre y aceleración en los cambios.

Podríamos decir, sin riesgo a equivocarnos, que ha puesto el VUCA boca abajo y cuando empezábamos a entender el contexto, la pandemia nos está exigiendo nuevas reflexiones, decisiones y estrategias.

Pero con independencia del gran impacto de estas tecnologías en el comportamiento de los consumidores, formas de trabajar y de relacionarnos, modelos de negocio, regulación, etc., un factor aparece en todos los casos como determinante: las personas.ç

Creo que no hay duda que las nuevas tecnologías están provocando los cambios, pero, también creo no la hay, si afirmamos que son las personas con su adopción (o no) las que están transformando (o no) la sociedad y las organizaciones.

Por eso, en el ámbito empresarial e institucional (y seguramente también en el social) es determinante poner en marcha programas de gestión del cambio que nos ayuden en este proceso.

La gestión del cambio y del statu quo son claves en la transformación

Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo” decía Benjamín Franklin.

Una frase que podría servir de slogan en los procesos de cambio de las organizaciones, en los que hay muchos (demasiados) mensajes y escasa acción.

Un modelo que como guía y con las adaptaciones correspondientes está funcionando muy bien en estos procesos es el de “Los ocho pasos de Kotter para acelerar el cambio en las organizaciones” (ver gráfico).

Además, como venimos insistiendo en este blog, la batalla al statu quo, es un elemento clave en los procesos de cambio y ganarla solo será posible con un liderazgo valiente que adopte las decisiones, a veces dolorosas, pero imprescindibles en este tipo de procesos

Los indicadores de cambio facilitan la gestión y evitan la recurrencia en el error

Lo que no se mide, no se controla, y lo que no se controla, no se puede ni mejorar ni gestionar” (atribuidos a varios gurús).

Una cita tan conocida como poco puesta en práctica, por lo menos en los procesos de transformación.

Es habitual, os invito a hacer la prueba, que ante la pregunta ¿Cómo va la transformación en tu empresa? las respuestas sean: hemos implantado una plataforma de big data, ya hemos migrado a la nube, tenemos 3 tribus en agile o estamos realizando una prueba de concepto con blockchain.

Lo cual está muy bien (o no en función de la estrategia de negocio), pero la única forma de conocer la evolución del proceso de transformación es la implantación de una serie de indicadores que midan el impacto y la adopción de los cambios.
Inicialmente, podríamos considerar dos bloques:

▪ Uno más ejecutivo, para CEO y/o Dirección General (retorno de la inversión, presupuesto en iniciativas de transformación, time to market digital, densidad de talento).
▪ Otro más táctico, pero también en la agenda de la Alta Dirección que contemplaría los KPI´s relacionados con el impacto de la transformación en:

  • Eficiencia
  • Negocio
  • Calidad

Mis mejores deseos para el 2022.

Compartir

13 comentarios de “Post 200. Compartir es buena idea

  1. Luciano Viguín dice:

    Enhorabuena por llegar a los 200!!!! Pero todavía tienes cuerda para llegar a los 2.000, y además con la misma calidad que hasta ahora. A por ello!!

  2. Manuel Coloma Lamigueiro dice:

    Adolfo Felicidades por el post 200 y por el contenido excelente y bien explicado, gracias por compite tanta y buena información.
    La frase de Benjamín Franklin es extraordinaria.

  3. Esther Minguela dice:

    ¡¡Felicidades por este post 200!! Siempre aportas contenido y reflexiones interesantes Adolfo, ¡todo un referente en transformación! 🙂

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *