Prácticas “antidato»

data driven

“Una persona inteligente no tiene miedo o vergüenza de encontrar errores en su comprensión de las cosas”

Bryant H. McGill

– Buenos días: Quería reservar con tiempo para Navidad una PS5, pues me imagino que siguen los problemas de suministro

Efectivamente, siguen los problemas y no sabemos cuando llegarán las próximas unidades y por lo tanto, no le podemos anticipar la disponibilidad.

– No importa, creo que es la única forma de conseguirla.

Bien, entonces deme su nombre y número de teléfono (anotación en un cuadernillo, que espero que posteriormente se incorporé en algún tipo de sistema)

– Adolfo Ramirez, …

– ¿La lista de espera entiendo que es única para todos ….?

No, no, es solo para este Centro.

– Entonces, ¿para tener más opciones tengo que registrarme en el mayor número de centros o tiendas posibles?.

Me temo que sí.

Conversación de la semana pasada en uno de los grandes retailers de nuestro país.

La falta de visión integral del cliente sigue siendo una clara práctica “antidato” que muchas organizaciones continúan erróneamente empeñadas en realizar.

Prácticas “antidato”

Pero no es la única de estas malas prácticas. Muchas compañías siguen en su empeño de no ser “data driven” y:

  • Mantienen información desintegrada, guardada por departamentos o centros, sin posibilidad (o intención) de compartirla con el resto de la organización.
    Silos independientes de información en los que cada responsable es el dueño de sus datos. ¡Es su gran valor! porque la información es poder y no están dispuestos a perderla.
  • No priorizan la calidad y completitud de los datos. Su problema no es de cantidad, que la tienen y mucha, su problema es generar una cultura de calidad de la información.
  • La toma de decisiones no se fundamenta en la información, muchos datos, muchas herramientas, pero escaso talento (e inteligencia) para gestionarla, pues las decisiones se siguen tomando en función de la intuición y la historia.
  • Se despreocupan de la capacitación de sus equipos, no entendiendo el cambio que se está produciendo y las nuevas habilidades necesarias para analizar y explotar adecuadamente el potencial de la información.
  • Están “secas” en casos de uso, no viendo el potencial que implica la información que tienen a su disposición.
  • Dan la espalda a la seguridad de la información, al tener los datos dispersos en silos sin modelo de control.

En definitiva, insisten en prácticas que realmente resultan ser prácticas anticliente.

Las ventajas de ser data driven

La cuestión es ¿Por qué existen equipos directivos que siguen con esta errónea (en mi opinión) estrategia “antidato”, cuando las ventajas de ser una data driven company son tan evidentes?:

  • Eficiencia operativa, al automatizar los procesos de datos y los reportes, eliminando burocracia e incrementando la productividad y la calidad.
  • Conocimiento del cliente, que permite una relación fluida y en su caso, la personalización de la propuesta de valor.
  • Mayor competitividad, especialmente sobre las empresas que no lo son.
  • Mejora en la toma de decisiones, al disponer de una visión más completa de la situación.
  • Permite disponer de feedback en tiempo real que facilita la anticipación en la toma de decisiones.
  • Conocimiento del mercado, comportamiento de los consumidores, detectar tendencias, anticiparse a la competencia, …
  • Seguridad en la información, al desplegar un modelo de control y gestión de la información.
  • Y por supuesto, poner en valor todo el potencial de la analítica en sus tres dimensiones: descriptiva, predictiva y prescriptiva.

En esta línea, un estudio de Mckinsey (ver gráfico) demuestra que la gestión inteligente de los datos impulsa organizaciones de alto rendimiento. -Lógico, pero otra evidencia más-

prácticas antidato

Para debate: ¿Por qué siguen las prácticas antidato en las organizaciones?

8 comentarios de “Prácticas “antidato»

  1. ALBERTO ALMOGUERA MARTON dice:

    Buenos días Adolfo. Magnífica reflexión. Imagino que la respuesta del retailer será «es que no lo necesito»… Y se quedará tan tranquilo. Una buena gestión del dato del cliente de esos retailers permitiría enviar publicidad mucho más dirigida; hacerle más sencilla la vida al cliente simplemente con su código postal y las compras que hace normalmente y un montón de cosas más. Todas ellas se traducirían posiblemente en beneficios para la empresa, económicos, de satisfacción del cliente, de imagen, de reputación…
    Pero para eso primero se necesita un cambio mental (y ojo a que dicho cambio no venga ya cuando se tengan ciertas apreturas en las cuentas) y una inversión de tiempo y dinero en personas y sistemas (y sin ese cambio mental previo… es muy complicado).
    Y cómo el ejemplo que pones pues habrá varios cientos o miles de ejemplos a nuestro alrededor… tierra fertil para los que trabajamos con datos.
    Un saludo.
    Alberto.

    • Adolfo Ramirez dice:

      Alberto, gracias por participar en el blog y como dices «.. tierra fértil que los que trabajan en datos y para las pymes y empresas que sepan aprovechar la oportunidad considerando el dato como uno de sus activos estrategicos.

  2. Benigno Rodríguez dice:

    Buenos días Adolfo

    Un placer saludarle

    Opino que es por cultura, visión y por falta de software para centralizar toda la información en tiempo real y tomar decisiones en el momento oportuno, sin embargo es más fácil decirlo que hacerlo cuando en la empresa no contamos ni con la cultura ni con la herramienta para dar seguimiento y es que la gestión desde mi punto de vista es una de las cosas más difíciles de ejecutar en tiempo y forma ya que lleva disciplina, y un cambio de cultura.

    Si nos comparte información sobre gestión y ejecución será de mucha ayuda para nuestros intereses

    Saludos

  3. Ferran Pi Roca dice:

    Se trata de entender que todos los negocios va a ser negocio de datos, por tanto lo lógico es tener una estrategia de datos para toda la empresa. Esto es nuevo porque nunca antes se hablaba de estrategia de datos y supone un cambio que obliga a considerar modelos y conocimientos nuevos de negocio y organización que no se había trabajado hasta ahora.

  4. Javier dice:

    Si nuestra empresa pretende vender, ser competitiva en un mercado importante, necesita, debe recoger los datos de todas las posibles ventas, datos de clientes, incidencias y que se centralicen en un solo informe, facilitando a cada diferente estamento, lo que corresponde a cada uno de ellos. Esto facilitará anticiparnos a las inquietudes, necesidades y posibles situaciones adversas que nuestros clientes o potenciales clientes, nos hacen saber con antelación, para acelerar, mejora y conocer evoluciones del mercado o posible variaciones.

    • Adolfo Ramirez dice:

      Javier gracias por participar en el blog.

      Es tan evidente la necesidad de tener un modelo de gestión inteligente de los datos que parece mentira que haya organizaciones que no lo tengan como un aspecto estratégico.

  5. Rafa Sánchez dice:

    Adolfo, no me resisto a poner un ejemplo para reflexionar. En un accidente de tráfico en Alicante el guardia civil que levanta el atestado dispone de toda la información sobre el vehículo, matriculado en Cádiz, en La Coruña o en Burgos y sobre su situación documental, tipo de seguro y/o si ha sido robado en Barcelona y cuando. En cambio el médico que atiende al conductor tanto en el lugar del accidente como en el hospital no tiene acceso al su historial porque está en el sistema de su autonomía de residencia sea Andalucía, Galicia o Castilla León y por tanto no sabe si es diabético o padece cualquier otra cosa. En el primer caso la orientación al «negocio» es evidente (control, policía y recaudación) y en el segundo está claro que el «cliente» no es una preocupación (yo que estoy registrado en el SAS y vacunado por ellos he sido llamado dos veces desde Madrid para preguntarme por qué no me quería vacunar contra la Covid 19). La clave no está en el software ni en el presupuesto, está en el modelo de «negocio» y como ha sucedido casi siempre y cada vez en mayor medida, en las decisiones de los gestores, que preocupados por la supervivencia a corto plazo, tanto personal y como de la empresa, ignoran la realidad de los «clientes» y minan el futuro de la misma. Un abrazo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *