Cualquier edad es buena para aprender, innovar y crecer

“No aprendemos gracias a la escuela, sino gracias a la vida”
Séneca

“Cualquier edad es buena para aprender, innovar y crecer” este es el título de mi artículo en el especial sobre la “Silver Economy” que incluye la revista de APD en su publicación de marzo/abril 2019.

El desafío de la longevidad

Mas allá de mi pequeña colaboración, el Monográfico que realiza la Asociación es un trabajo muy interesante sobre uno de los actuales desafíos de la humanidad: la longevidad y el desarrollo económico que se está produciendo asociado a la misma. Algunos datos ponen de manifiesto este desafío:

Creo que los gráficos son suficientemente concluyentes y no necesitan una explicación adicional. Incluso todo parece indicar que las curvas se van a ir “empinando”.  Como desarrolla el libro “La vida de 100 años”, las vidas longevas nos dan la oportunidad de alejarnos de la vida en tres etapas y aproximarnos a una forma de vida mucho más flexible.

Por lo tanto, olvidemos el modelo tradicional de tres etapas: niñez, edad adulta y vejez. Hoy, como mínimo, ha aparecido una nueva etapa, la que se ha denominado “Generación Silver”, que se sitúa entre la edad adulta y la vejez. Una etapa de unos 15 / 20 años de plenitud y en la que normalmente habremos “abandonado” la actividad que hemos realizado durante gran parte de nuestra vida.

Una nueva etapa que precisa de su estrategia, porque, en caso contrario, se corre el riego de, equivocadamente, hacer los mismo que durante años han hecho generaciones anteriores en las que, y es una realidad, sus condiciones físicas eran, en general, muy diferentes a las actuales. Como dice Juan Manuel Jimenez en su artículo: “cómo estructurar el tiempo va a ser la clave en un entorno de vidas cada vez más largas”.

Con mente de principiante

Una estrategia que nos permitirá reestructurar el tiempo de otra forma donde emerjan nuevas normas y modelos de vida y en la que enfocarla con “mente de principiante”, como venimos defendiendo en este blog, ayudará a ser más creativos y a salir con mayor facilidad de nuestra zona de confort. No olvidemos que “en la mente del principiante hay muchas posibilidades, pero en la del experto ya hay muy pocas”. Una mentalidad en la que nunca sea tarde para aprender, para innovar, para compartir.

En determinadas etapas de nuestra vida en las que la experiencia y los conocimientos son un gran legado, ser humildes y estar abiertos a nuevas ideas, a nuevos conceptos, a experimentar nuevas oportunidades adquiere un valor diferencial.

Silver economy

Sólo una breve referencia a la silver economy, a la que dedicaré un post en breve. Este nuevo “fenómeno” la Oxford Economics lo denomina: “la suma de toda actividad económica dirigida a satisfacer las necesidades de las personas de más de 50 años”. Te comparto un par de datos:

  • En 2025, se espera que la Silver Economy contribuya en más de 5,7 trillones de € sobre la economía europea
  • En la Unión Europea el consumo de los mayores de 60 años supone cerca de un tercio del consumo privado.

Imaginemos el gran potencial de este segmento de población en aspectos relacionados con el ocio, la calidad de vida o el consumo. Todo parece indicar que los “silvers” se están convirtiendo en el objeto de deseo de las marcas. Este rediseño fundamental de la vida al que debemos enfrentarnos será un proceso gradual que tiene todas las papeletas para concluir en una revolución social y económica, en la que la involucración desde todos los ámbitos (públicos y privados) será crítica para convertirla en una oportunidad y no en un problema.

Porque, como dice mi amigo Juan Antonio Herce: “como sigamos enfocando la Silver Economy con la lente del marketing, se nos congelará la sonrisa profident por falta de soluciones”.

Es evidente ¡No actuar, no es una opción!

¿Visualizas la nueva etapa? Comparte tus impresiones e ideas.

No Comments

Post A Comment