“Primero aprende el significado de lo que dices y luego habla”

Epicteto

Ha vuelto a caer en mis manos “Diario para estoicos” un libro que aparece y desaparece de mi vida.

Un trabajo al que, incluso sin la disciplina de lectura diaria que propone, siempre resulta de extraordinario interés y es prácticamente imposible escapar de él sin hacerse alguna reflexión.

En esta época estival, en la que inicialmente no tenía previsto publicar post, he considerado una buena idea – espero que a vosotros también – compartir, cada una de las cuatro semanas de agosto, las ideas que me han parecido más relevantes de los libros leídos en la primera parte del 2022.

Vamos con el primero y las siete reflexiones “estoicas”.

 

Control y elección

En esto consiste la tarea principal de la vida. Distingue las cosas, ponlas por separado y di: Lo exterior no depende de mí, el albedrío depende de mí«. Epicteto

El ejercicio más importante de la filosofía estoica es diferenciar entre lo que podemos cambiar y lo que no. Aquello sobre lo que tenemos influencia y sobre lo que no.

Todo el tiempo que inviertas en esos propósitos inamovibles, es tiempo que no utilizarás para las cosas que si puedes cambiar.

Es conocida la oración “Dios, dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo cambiar, el valor de cambiar las cosas que sí y la sabiduría para distinguirlas”.

 

A las circunstancias no les importan nuestros sentimientos

No hay que enfurecerse con las cosas, porque a ellas nada les importa” Marco Aurelio

Las circunstancias no tienen en cuenta tus sentimientos, tus ansiedades o tus emociones.

No les importa tu reacción. No son personas. Así que deja de actuar como si exaltarse tuviera algún efecto en las situaciones complicadas.

Son inmunes a tus reacciones.

 

La vanidad es nuestro enemigo

Nada hay más ajeno a las ciencias que la satisfacción propia” Diógenes Laercio

La vanidad y los delirios de grandeza, no solo son rasgos muy molesto de la personalidad. El ego es algo más que un simple engaño y un fastidio. Es el enemigo absoluto de nuestra capacidad para aprender y crecer.

El ego y la autocomplacencia son los enemigos de las cosas que deseamos porque nos engañamos al creer que ya las poseemos.

 

Ten cuidado a qué (quién) abres la puerta

[bctt tweet=»‘La farsa, la guerra, el temor, la estupidez, la esclavitud irán borrando día a día, aquellos principios sagrados que tú, hombre estudioso de la naturaleza, te imaginas y acatas’. Marco Aurelio» username=»»]

Es difícil hacer lo correcto cuando estás rodeado de gente con valores laxos. Es complicado ser positivo y empático si estas inmerso en el alboroto negativo de la burbúja televisiva (Internet). ¿Cómo puedes enfocarte en tus problemas si los dramas y los conflictos ajenos te distraen?

Tenemos la capacidad de controlar y elegir aquello que queremos que entre en nuestra mente.

El reto está en utilizarla.

 

No te inspires, sé la inspiración

Hagamos alguna gesta valerosa, situémonos entre los modelos” Séneca

En la época griega y romana era frecuente, igual que ahora, que los políticos fueran condescendientes con su público. Colmaban de elogios efusivos a la multitud, a su país o a las victorias militares del pasado.

Pero, ¿qué logran esas palabras? Nada, peor aún, la admiración de sus entusiastas nos distrae de sus verdaderas intenciones. Incluso traiciona a esos mismos antepasados que nos inspiran.

Hemos de procurar hacernos dignos de nuestros antepasados mediante nuestros actos, y no por nuestros discursos en el ágora” Demóstenes.

 

Encuentra a los referentes adecuados

Solemos decir que no estuvo en nuestra mano que padres nos tocaban en suerte, que nos fueron dados al azar; más nos es posible nacer para nosotros a nuestro albedrío«. Séneca

Somos afortunados, pues algunos de los hombre y mujeres más grandes de la historia han registrado su sabiduría (y disparates) en libros y diarios.

Tal vez tus padres no fueron modélicos o nunca tuviste un mentor. Sin embargo, si queremos, podemos tener acceso a la sabiduría de nuestros antepasados, a la que represente un buen ejemplo.

 

Tu propia start-up

Pero ¿Qué dice Sócrates? Igual que uno disfruta mejorando su campo y otro su caballo, así yo disfruto día a día al percibir que me hago mejor” Epicteto

[bctt tweet=»‘Igual que uno disfruta mejorando su campo y otro su caballo, así yo disfruto día a día al percibir que me hago mejor’. Epicteto» username=»»]

Actualmente está de moda crear tu propia empresa, ser un emprendedor. Sin duda, empezar un negocio desde cero puede ser muy gratificante. Para ello, la gente es capaz de arriesgarlo todo, de trabajar durante incontables horas o dedicarle toda una vida.

Pero, ¿no deberíamos poner el mismo (incluso más) empeño en nuestro desarrollo personal que en cualquier otra empresa?

En el fondo, ¿cuál de las dos causas es cuestión de vida o muerte?

Para terminar ésta de filosofía, un chiste del grandísimo Forges.

forges

Buena semana.

Compartir

10 comentarios de “Siete reflexiones del Diario para estoicos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *