“¿Sabes lo único que es más poderoso que tú o yo? Los dos”

Ben Barnes

Uno de los aspectos más relevantes que ha “forzado” la era digital es la imprescindible colaboración entre el Negocio y la Tecnología.

[bctt tweet=»Creo, que en el seno de las organizaciones, podemos decir sin riesgo a equivocarnos que el área de negocio es imposible que desarrolle adecuadamente su función sin entender la tecnología, al igual que la de tecnología no podrá desarrollar satisfactoriamente la suya sin entender el negocio.» username=»»]

La tecnología habilitadora del negocio

Hoy todos oímos y decimos que la tecnología no es el fin sino el medio, pero la realidad de muchas empresas sigue siendo situar la tecnología en el centro de su transformación e incluso pivotar a partir de ella.

En este contexto, podemos decir que la tecnología tenemos que…

1. Entenderla

Antes de realizar cualquier tipo de inversión, por muy obvia que parezca e incluso antes de decidir la estrategia, en la actualidad, entender las posibilidades de las nuevas tecnologías y su impacto en nuestro negocio, se ha convertido en un imperativo.

En Digitalízate o desaparece, le dedico íntegramente el primer capítulo, porque como decía Einstein “cada día sabemos más y entendemos menos”.

Hoy es impensable, desarrollar con éxito una oferta de valor sin considerar el dato y su gestión como un activo estratégico de la compañía, aprovechando de forma combinada todas las opciones que nos brindan herramientas como: cloud, big data o la inteligencia artificial.

tecnología negocio

2. Aplicarla

Pero invertir no es suficiente, son necesarias las capacidades, es decir las personas, para su aplicación.

Aunque inicialmente puede parecer poco probable, no son pocas las organizaciones que consideran que el esfuerzo presupuestario realizado para invertir en determinadas herramientas y en algunos casos, en algún perfil o consultor especializado, son suficientes para que las cosas ocurran.

Pero la realidad se encarga de demostrar cada día que esto no es así y que es imprescindible dotar a los profesionales de la organización de las nuevas capacidades necesarias para que puedan evolucionar y ser competitivos en esta era digital en la que los cambios se producen, como vemos, a gran velocidad.

Una simple mirada al presupuesto destinado a la transformación de las compañías, pone de manifiesto su sensibilidad hacia el desarrollo de sus profesionales y por lo tanto, hacia el éxito del cambio que proponen.

 

3. Rentabilizarla

Rentabilizar la inversión en nuevas herramientas es la consecuencia lógica de la dimensión anterior que se inicia incluso antes que ella, pues empieza en su elección.

Elegir la mejor solución es lógicamente, un aspecto clave desde el punto de vista de rentabilidad, pero no se puede convertir en un elemento bloqueante como le puede estar ocurriendo a muchas pymes que no están seguras del camino a seguir y miran sus cuentas con la prudencia de no tener demasiadas opciones para el error.

No obstante, con un poco de investigación, las alternativas para encontrar un buen apoyo en la decisión parecen muy accesibles.

El negocio pone en valor la tecnología

Son prácticamente innumerables los “nuevos negocios” que han surgido en los últimos años aprovechando el desarrollo de las tecnologías exponenciales y que por motivos obvios de espacio y también por su conocimiento generalizado no voy a exponer en este post.

No obstante, haciendo referencia al magnifico libro “Digital Vortex”, si me parece interesante compartir los tres tipos de valor que percibe el cliente en los modelos de negocio digital:

Valor de coste
Consiste en ofrecer el producto o servicio al cliente final a un precio más reducido. La virtualización (o desmaterialización) de productos y servicios es uno de los factores clave que permiten a los disruptores digitales reducir sus costes.

Valor de la experiencia
El valor de la experiencia -es decir, dar más comodidades o control al cliente o adaptarse a su contexto, por ejemplo- ha sido la clave del rápido crecimiento que han experimentado las empresas más disruptivas.

Valor de la plataforma
Si bien competir por el precio o por la calidad de la experiencia no son estrategias especialmente novedosas, el valor de la plataforma sí es un giro particular y único de la disrupción digital. Es un tipo de valor que ha revolucionado la dinámica de la competencia por su carácter exponencial.

Los efectos de red de estas plataformas se manifiestan a diario en las diversas facetas de nuestra vida, ya sea como ciudadanos, consumidores o empresarios.

En el siguiente gráfico, podemos ver un resumen de los distintos modelos de negocio digitales según el tipo de valor que aportan.

modelos de negocio digitales

En el contexto de este binomio y con el objetivo de compartir experiencias (permitirme un par de líneas de publicidad) colaboro como director en el Programa de APD “TECH4BSUSINESS”.

El pasado jueves realizamos su presentación con tres de sus ponentes: Ana Bernal Menes -SGS-, Sergio García Cebolla -AENOR- y Álvaro Fernández Velando -Banco Santander-.

Os comparto por su interés algunas de sus reflexiones:

La clave está en la conexión entre los departamentos tecnológicos y los departamentos de negocio. Como práctica se están identificando profesionales en las distintas áreas de negocio responsables de las líneas de innovación que funcionan como “pegamento” para agilizar la comunicación con IT. Es importante disponer de herramientas que faciliten tanto la captura de todas las ideas de valor como la priorización de las que verdaderamente aportan valor a los clientes y permiten realizar con rapidez un “mínimo producto viable “ para tomar la decisión más adecuada”. Ana Bernal Menes

Aunque las nuevas tecnologías (inteligencia artificial, Big Data, cloud, blockchain, etc.) nos deben ayudar a transformar nuestros negocios, nunca debemos impulsar proyectos solo por justificar el uso de estas tecnologías, sino para resolver una necesidad real de los clientes.
El 90% de los proyectos de Big Data fracasan porque son iniciativas puramente tecnológicas sin casos de uso claros que lo soporten, así que la mejor forma de empezar la transformación tecnológica es con una estrategia de pequeños casos de uso de impacto a corto plazo, y que sienten las bases para poder escalarlos a toda la organización.” Álvaro Fernández Velando

El Covid19 ha sido un catalizador de todo lo que la tecnología puede aportar a las compañías, empezando por su valor de asegurar la continuidad del negocio. La tecnología ayuda a romper barreras y lo que no puede ser es un fin en si mismo. Es una palanca y habilitadora para el negocio. Los proyectos tienen que ser compartidos con equipos multidisciplinares en los que la confianza es el valor más importante”. Sergio García Cebolla

Sin duda, estamos ante una oportunidad única para generar sinergias y oportunidades de negocio.

Las nuevas tecnologías están cambiando las reglas de juego y las empresas inteligentes, con independencia de su tamaño y sector, están transformándose y liderando sus mercados.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *