“Una persona sin sentido del humor es como un carro sin amortiguación: todas las piedras del camino le hacen sacudirse”

Henry Ward Beecher

La transformación es un proceso global que dinamiza los aspectos tecnológicos y sobre todo los humanos; las actitudes, las competencias, los conocimientos y una buena parte de los códigos y canales de comunicación. Este tipo de procesos son eficientes si el líder que los pone en marcha contempla de forma integral todos los aspectos.

¿Qué pasaría si descubriéramos que las competencias directivas eficientes hasta 2019 ya no son suficientes para liderar con éxito? ¿y que ahora más que nunca necesitamos directivos resilientes, flexibles, creativos y persuasivos

Desde hace más de 18 años en Human Profit trabajamos sobre el desarrollo de la influencia y la persuasión de directivos. De los cuatro pilares en los que apoyamos nuestro método (estructuras, conexión, control emocional y estrategias de persuasión) hay uno que nos parece claramente diferencial, el de conexión. Teniendo en cuenta como funcionamos los humanos a nivel psicológico, si en una situación de interacción no conectamos en los primeros instantes es muy difícil que ese acto de comunicación resulte eficiente. Pensando en cómo podríamos conectar, en el 2003 diseñamos un método que consiste en un taller que da las pautas para producir bromas blancas con las que comenzar las acciones de comunicación y así ganar la predisposición favorable del auditorio y conectar.

La larga experiencia formativa impartiendo el taller nos hacía intuir que quienes producen más y mejor humor a su vez tienen un perfil competencial, más o menos homogéneo, en el que destacaban cuatro competencias: Resiliencia, Flexibilidad proactiva, Creatividad y Persuasión. Decidimos comprobar si se podía demostrar con datos o era simplemente una intuición. Para ello pusimos en marcha una investigación a través del método científico, cuyos hitos principales eran dos: primero se realizaba un taller de humor blanco a través de un portal de formación online www.persuactivos.com en el que cada uno de los participantes hacía un monólogo. De esta manera obteníamos los registros para medir su capacidad de producir humor. El segundo hito consistía en hacer con cada uno de los participantes una entrevista en profundidad donde indagábamos sobre las competencias mencionadas y las evaluábamos.

La muestra ha sido de 94 directivos, el 56% hombres y 44% de mujeres. Han colaborado 15 empresas de siete sectores diferentes, con una edad media de 43 años, en su mayoría responsables y directivos, el 80% de ellos ubicados en grandes empresas.

Para explicar la relación entre bromas y competencias hemos utilizado un modelo de regresión múltiple, en el que la producción de humor está representada por tres variables: “bromas totales” (cantidad de humor), “media de puntos por broma” (calidad media de humor) y diversidad de bromas (variedad de humor) y el tamaño de la empresa. Respecto a las competencias se han tomado como un único constructo a través de las medias obtenidas en cada una de ellas, a esta unidad que forman las cuatro competencias le hemos denominado humanum talentis. El R2 de dicho modelo es de 0,78 y el R2adj es de 0.77 indicando este que hemos introducido las variables adecuadas en el modelo. Con estos datos podemos afirmar que se cumple nuestra hipótesis y que la intuición que tuvimos ahora está avalada científicamente. También comprobamos que aquellos que son capaces de producir más humor ocupan funciones de mayor responsabilidad que quienes puntúan más bajo. Y que cuando tenemos en cuenta la calidad del humor la relación con las competencias sube considerablemente, detectando así perfiles verdaderamente excepcionales.

¿Qué aportan los datos obtenidos al contexto actual del mundo del talento?

  • Avalan el taller de humor blanco como metodología probada y fiable para poder ser utilizado como assessment y así evaluar los niveles en el constructo competencial, esto es, de gran valor para los procesos de selección y de detección de potencial.
  • Que las técnicas para producir humor blanco, dada su trayectoria formativa, pueden ser utilizadas para desarrollar las competencias del estudio.
  • Que el taller de humor, a través de la calidad de las bromas, detecta perfiles verdaderamente excepcionales.

Para dar respuestas eficientes a la situación actual las organizaciones necesitan líderes excepcionales que evolucionen los procesos de transformación. Un buen motor para ese proceso sería asegurarnos que nuestros líderes son excepcionales, que cuentan con grandes niveles de humanum talentis. Hoy a través de talleres de humor blanco, se puede medir científicamente esos niveles y facilitar su desarrollo hacia la excepcionalidad.

 

Alberto Vaca
Gerente de Human Profit Consulting

Compartir

4 comentarios de “Humanum Talentis. Del humor blanco al líder excepcional – Por Alberto Vaca, Gerente de Human Profit Consulting

  1. ANA ISABEL PALACIOS dice:

    Me parece un artículo excelente, tener buen humor saber relajar a las personas con una sonrisa y sobre todo tener empatía hacen de una persona ser un líder.

  2. Manuel López dice:

    No puedo estar más de acuerdo Adolfo, en la vida hay que disfrutar de lo que se hace y conseguirlo de tus equipos es sin duda reconfortante, para ello nada como el buen humor, la distensión y generar buen ambiente de trabajo son un plus que no garantiza pero allana bastante el camino a conseguirlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.