prisa

Sí corre prisa

“Una vez que tienes compromiso, es necesaria la disciplina y el trabajo duro para llegar hasta allí”.

Haile Gebrselassie

 

En esta ocasión voy a ampliar los contenidos habituales del blog para, a partir de la situación excepcional que estamos viviendo,  dar una visión más general de aspectos que me parecen muy relevantes y que precisan una actuación inmediata por parte de todos.

Por eso creo que:

Sí corre prisa que nos concienciemos que la covid19 sigue lamentablemente entre nosotros

Bajar la guardia implica un gran riesgo y un retroceso en nuestra lucha contra el virus.

Los últimos datos sobre contagios no son nada buenos y la única forma de controlarlos y vivir con cierta normalidad pasa, como estamos viendo, por el compromiso de cada uno de nosotros.

Podemos estar un poco hartos, pero realmente nos estamos jugando mucho en todos los aspectos, y tenemos que incorporar los nuevos hábitos sanitarios en nuestras actividades cotidianas.

 

Sí corre prisa la digitalización de todos los servicios públicos

sin duda muchas gestiones se han podido realizar, durante la cuarenta, de forma remota con las distintas administraciones, pero todavía el recorrido de mejora es muy amplio.

Es urgente que los servicios públicos incorporen las posibilidades de las nuevas tecnologías como la nube o la inteligencia artificial para dar una respuesta más completa, eficaz y eficiente a ciudadanos y empresas.

Olvidarnos de las antiguas ventanillas y tener la seguridad que el acceso a todos los servicios públicos los podemos hacer con total garantía, seguridad y confianza desde nuestros dispositivos, es el gran reto de las Administraciones.

Si corre prisa acelerar la transformación de las empresas, pymes y autónomos

Sin lugar a dudas las empresas (de cualquier tamaño) que habían hecho sus deberes digitales con anterioridad a la pandemia, han tenido más oportunidades y han mostrado una mayor resiliencia que las que, por lo motivos que fueran no habían acometido todavía algo tan evidente como era la necesidad de transformarse digitalmente.

No obstante, ahora toca mirar hacia el futuro y, lejos de limitarse a “rearrancar los motores” la decisión más inteligente es cuestionar la estrategia y a la vista de los cambios que se están produciendo, especialmente en el comportamiento de los cliente, abordar una transformación imprescindible que seguirá teniendo en esta nueva etapa, un alto componente de digital.

Para muchas empresas, pymes y autónomos es una segunda oportunidad que no pueden desaprovechar.

Como venimos insistiendo en este blog, la transformación digital es una cuestión de actitud y no de tecnología o de presupuesto. Hoy las plataformas digitales son tremendamente accesibles para todos.

Y, en este contexto, no nos olvidemos que el teletrabajo, aparece como otro elemento de alto impacto en esta aceleración de la transformación de las organizaciones.

 

Sí corre prisa corregir las carencias para una eventual generalización de la tele-educación

Ccomo recoge la CEOE en su “propuesta para el día después”, en un futuro inminente, parte de la educación será remota, y por lo tanto es  imprescindible asegurar que funciona y está lista para una eventual generalización.

Es importante trabajar para que todos los estudiantes puedan estar conectados, equipados y formarles en habilidades y capacidades para la tele-educación, minimizando o eliminando la desigualdad que genera la “brecha digital”.

Asimismo, habrá que asegurar que los profesores y orientadores tengan las capacidades adecuadas para realizar satisfactoriamente su trabajo en remoto.

 

Sí corre prisa avanzar en la tele-medicina

Según Expansión, la pandemia del coronavirus va a marcar un punto de inflexión en la adopción en España de la tele-medicina, que permite un uso más eficiente de los recursos y alivia la presión asistencial sobre la red sanitaria.

 

Sin duda, como compartíamos en el post del 27-4-2020, a partir de ahora, muchos contactos médico-paciente se realizarán de manera virtual y serán informados con evidencias del entorno real, donde tecnologías como Internet de las cosas, tendrán un protagonismo especial.

Pero no nos engañemos, lo que ha ocurrido en la cuarentena ha sido que, en general, hemos perdido el respecto a las herramientas y muchos pacientes han contactado digitalmente y de forma gratuita con sus médicos, lo cual en una situación como la actual habla muy favorablemente de las empresas o plataformas que lo han facilitado.

Pero el reto es mucho mayor, y se tendrá que avanzar hacia modelos más integrados (visión única) e híbridos (físico / virtual) en las relaciones y seguimiento de los pacientes. En este contexto, pasaremos del tradicional “pida cita” a recibir digitalmente opciones para la próxima revisión que, según el diagnóstico, será física o virtual.

Una vez más, la brecha digital puede generar una gran desigualdad en un ámbito tan esencial como el de la salud, en el que además confluyen dos aspectos que no debemos olvidar: los que más atención necesitan, son, en muchos casos, los que mayor barrera encuentran en su “acceso” a las soluciones digitales y, por lo tanto, donde prioritariamente tendríamos que actuar para solucionarlo.

Por lo tanto, sí corre prisa que nos pongamos las “pilas” y abordemos con decisión algunas actuaciones, que  a todas luces,  no pueden esperar.

Os animo a participar y completar esta lista con otras actuaciones que, en vuestra opinión, no podemos demorar.

No Comments

Post A Comment