el valor del compromiso

El valor del compromiso

“Hay una diferencia entre el interés y el compromiso. Cuando estás interesado en hacer algo, lo haces solo cuando las circunstancias lo permiten. Cuando estás comprometido con algo, no aceptas excusas solo resultados.”

Art Turock

 

Os comparto artículo publicado en Dirigentes_digital.

El compromiso, siempre es un valor de la máxima importancia tanto a nivel individual como en el ámbito de las relaciones particulares o profesionales, adquiere una importancia especial en los momentos actuales.

Centrándonos en el contexto profesional / empresarial, en el que se desarrollan los contenidos de este blog, creo que merece la pena realizar una serie de reflexiones sobre su valor, en los distintos niveles.

Compromiso empresarial / equipo directivo

Una vez adoptadas, con rigor, las medidas sanitarias establecidas para evitar el contagio, la siguiente prioridad de los empresarios es, en función del sector de actividad de la compañía o institución, dar continuidad al negocio y apoyar a sus empleados y clientes.

Es el momento de llevar a la acción con contundencia las buenas palabras que sobre el compromiso con empleados, clientes y sociedad se trasladan en convenciones y juntas de accionistas.

Sin duda es una ocasión única, y  los que no estén a la altura, tendrán que suprimir, en el futuro,  estas buenas intenciones de sus discursos y presentaciones o, seguramente peor, no estarán para volver a lanzar mensajes increíbles y vacíos.

Compromiso de los mandos intermedios

En muchos casos grandes olvidados, especialmente en los procesos de transformación, pero siempre imprescindibles para gestionar los cambios en las organizaciones.

Creo que nadie pondrá en duda, que el éxito o fracaso de la mayoría de los proyectos  y en la actualidad de mantener unos niveles de productividad razonables son los mandos intermedios de las organizaciones.

Con el teletrabajo, que hoy están desarrollando la mayoría de las compañías e instituciones, son la pieza esencial para que la actividad se resienta lo mínimo posible y para ello tendrán que adoptar y trasladar a su equipo (si todavía no lo han hecho) una serie de pautas de actuación, lo que podríamos denominar como “reglas de compromiso en el teletrabajo”.

Según un interesante artículo de la Harvard Business Review, el trabajo remoto se vuelve más eficiente y satisfactorio cuando los gerentes establecen expectativas para la frecuencia, los medios y el momento ideal de comunicación para sus equipos. Por ejemplo, «Usamos videoconferencia para reuniones diarias de registro, pero usamos mensajería instantánea cuando algo es urgente».

Ahora más que nunca es imprescindible desarrollar un liderazgo de proximidad … Un liderazgo de proximidad digital.

Compromiso de los empleados

Después de unos primeros días, de un más que previsible caos, ha llegado el momento de centrarse en el trabajo y volver (y si es posible, en función del tipo de actividad) a los niveles de productividad habituales.

Estar comprometidos con la organización para la que trabajamos es algo elemental y está (o lo debería) en la esencia de las relaciones profesionales, no obstante, hoy ese compromiso adquiere una dimensión especial.

En la situación actual es un compromiso que visualizó, como mínimo, en dos ámbitos:

  • El primero, en el de desarrollar una actitud positiva ante la situación y las distintas dificultades que van a ir apareciendo para desarrollar la actividad (herramientas que no funcionan, falta de información, problemas de coordinación, etc.). “Si quieres, puedes”.
  • El segundo, con el desarrollo de la propia actividad en el “nuevo puesto de trabajo” y para ello es esencial tener un método (agenda -con actividades, llamadas y reuniones virtuales programadas-, evitar distracciones, realizar las paradas habituales, “llegar” y “salir” del puesto de trabajo, etc.).

Un compromiso compartido 

Estamos hablando de un compromiso compartido y colaborativo que se tiene que convertir, en el hábito de actuación de empresas, directivos y empleados, si queremos minimizar el impacto de la crisis en todas las dimensiones.

Hoy un artículo sobre el Compromiso estaría, sin duda, incompleto sin lanzar un mensaje de agradecimiento a todos los sanitarios que se están esforzando cada día, en muchos casos arriesgando sus vidas, para mitigar los efectos de esta pandemia que ha cambiado de un sopetón nuestro estilo de vida y ha puesto de manifiesto nuestra vulnerabilidad.

Muchas gracias de todo corazón.

5 Comments
  • Victoria Matatagui
    Posted at 10:50h, 07 abril Responder

    Muchas gracias por esta reflexión, es muy importante en estos tiempos, los directivos se tienen que poner en el lugar de los trabajadores y viceversa y muchas veces es difícil que ocurra, para ello la comunicación es clave pero pocos directivos tienen ese don de explicar la situación de la empresa y que se entienda bien el mensaje, sin duda una tarea pendiente y que se debería pedir cada vez mas en las habilidades directivas.

    • Adolfo Ramirez
      Posted at 13:31h, 11 abril Responder

      Victoria muchas gracias por participar en el blog. Sin lugar a duda, la generación de confianza mediante una comunicación clara, sistemática y bidireccional por parte de la Dirección es un elemento clave para conseguir el compromiso de los equipos.

  • Carlos Muñoz
    Posted at 20:57h, 08 abril Responder

    Buenas a todos los que siguen este estupendo blog de Adolfo, en el que podemos compartir reflexiones y experiencias. Gracias Adolfo.

    Como en el propio blog está dicho casi todo en métodos, actitudes y mejores prácticas, y a decir verdad no es lo mío, voy a ver si soy capaz de pensar en esto del compromiso para intentar aportar mi grano de arena a riesgo, como siempre, de dar opinión lega por no ser yo referente en estos temas.

    A mi entender el compromiso es la cualidad humana de entender las relaciones entre uno mismo y el medio como conjunto de cosas y seres, asumiendo de manera libre actitudes y deberes frente al mismo. Así pues hay personas por su naturaleza más comprometidas y personas menos comprometidas.

    Si bien es verdad que esto podría ser un primer elemento a la hora de evaluar a las personas y conocer la realidad de lo que nos espera, también lo es que no constituye un elemento que asegure por si solo nada, si no va acompañado de un cuidado esmerado y sostenido en el tiempo por parte de la organización y de sus responsables.

    El compromiso se puede cultivar y desarrollar en las personas a través del liderazgo. El afecto, el reconocimiento, y un comportamiento ético, justo y ejemplar, constituyen los ingredientes necesarios para su cultivo.

    El problema se plantea a la hora de mantener ese liderazgo efectivo en el tiempo y en las circunstancias especialmente adversas, y esto admitiendo que es difícil, solo es posible si mantenemos una comunicación humana, proactiva y transparente con las personas de nuestra organización.

    Abandonando la metafísica, difícilmente aplicable a los blog de Adolfo, paso a reflexionar en la acepción, que no siempre parece estar del todo clara, compromiso se define como una obligación que asume un individuo, con lo que para que sea sentido y admitido por el individuo de manera natural, debe de ser una asunción libre sin imposiciones de terceros, como de alguna manera ya hemos introducido.

    Normalmente los compromisos libres se asumen por interés o por sentimiento, y lo habitual en todos los planos de la vida es que sea una componente mixta de ambos, y es ahí en esas proporciones en donde tenemos la clave, y somos los responsables de estimular la parte del sentimiento que es donde podemos encontrar el altruismo de la persona como respuesta al afecto y al respeto, siendo este el instrumento más eficaz en cualquier impresito vital. Cuando no lo hacemos, se pierde la ilusión y con la ilusión el interés altruista, y con el interés altruista el compromiso visto como entrega a la misión, y se transforma en una situación impuesta obligada por las circunstancias, que más tarde o temprano llegará a su fin, no sin antes dejar un sendero de problemas, desavenencias, e ineficacias, cuando no introduce en la organización un germen que la termina contagiando y esta termina irremediablemente enfermando.

    • Adolfo Ramirez
      Posted at 13:33h, 11 abril Responder

      Carlos muchas gracias por participar y, como siempre por tu magnifica reflexión.

  • Fernando Gómez de Calatrava
    Posted at 17:54h, 14 abril Responder

    Siempre me gustó el chistecito de la diferencia entre Comprometido e Involucrado, refiriéndose al Cerdo y a la Gallina en el caso de los «Huevos con Bacon».

    Pero quería resaltar en el adjetivo «Valor» cuando se habla del COMPROMISO. Mucho presumen los políticos sobre la educación en valores, pero siempre se refieren a ideologías, no a valores permanentes, que son válidos para cualquier época de la historia, profundos, diría que casi eternos.

    El Compromiso, la Lealtad, el Respeto, son de esos valores que si los mamas desde joven, no te abandonan, cómo los buenos desodorantes !!!!

Post A Comment