Digitalízate o desaparece

Digitalízate o desaparece - SEARS - Adolfo Ramírez

“El verdadero progreso consiste en renovarse”

Alejandro Vinet

Es increíble con la velocidad que pasa el tiempo. Parece que fue ayer y el 24 de octubre se cumplió un año de la presentación de “Digitalízate o desaparece” en la Fundación Rafael del Pino con Rosa Garcia, Carlos Barrabés y un buen número de amigos.

Sin duda no ha podido haber mejor celebración de aniversario que el email que recibí la semana pasada de Planeta, comunicándome que lanzaban la 5ª Edición. ¡Es una magnífica noticia, tengo más amigos de los que me imaginaba!

Realmente no nos puede extrañar que un libro con ese título (idea del editor Roger Domingo) siga generando atención e incluso según se aceleran los cambios y se pone de manifiesto la necesidad transformar las organizaciones siga teniendo “tirón”.

Estos días hemos podido leer en la prensa la última víctima del inmovilismo digital: SEARS. Una empresa que, como dice The New York Times (NYT), “era el Amazon de su época y ha terminado en bancarrota”.

A principios de siglo, Sears manejaba un volumen de pedidos diario superior a los 105.000 y que llegaban a todo el país. En aquellos tiempos, sus directivos visualizaron  la oportunidad de utilizar las redes de ferrocarriles y correos y fueron capaces de llegar a 20 millones de personas cuando la población de EE.UU. era de 76 millones. Para 1925 había más estadounidenses en las ciudades que en las zonas rurales y dio el paso de abrir tiendas físicas. Con el auge económico de la postguerra (y la “caja” que tenían) abrió en los mejores locales del país y consiguió una posición de dominio.

Y posiblemente esta situación, cómo le ha ocurrido a otras grandes compañías que a todos se nos vienen a la cabeza, fue la responsable de sus problemas y a la larga de su desaparición.

Sears no vio (o no quiso ver) la llegada de Internet y el cambio que se estaba produciendo en los comportamientos de los ciudadanos incluso para 1993 como indican NYT, Sears había cerrado su red de almacenes y había abandonado el negocio por catálogo, es decir, sencillamente se deshizo de lo que hoy es la base del comercio electrónico. ¡Gran visión!

Las causas de bancarrota como de muchas otras que se vienen produciendo son bastante claras: inmovilismo, falta de visión, predominio en el mercado, etc., pero es importante que no olvidemos que detrás de estas decisiones (entendiendo de forma generosa el inmovilismo como una decisión) están personas que tenían y tiene la responsabilidad de las compañías.

El primer CEO de SEARS construyó una gran empresa y los últimos la han hecho desaparecer.

En tiempos de disrupción en los negocios como los actuales, son necesarios más que en cualquier otro momento, líderes que sean capaces de combinar con éxito la generación de resultados a corto con la visión estratégica y la obligada transformación de la empresa que garantice sus resultados a medio y largo plazo.

La excusa del “día a día” que oigo reiteradamente como justificación en muchas organizaciones, es una visión cortoplacista y manifestada por unos directivos que no son precisamente los que necesitan las empresas en esta era digital.

No ver el cambio de comportamiento de los clientes, no entender cómo las nuevas tecnologías están cambiando los modelos de negocio o seguir pensando en tu competencia tradicional es la mejor manera de sacrificar el futuro de la compañía.

Por el contrario, la estrategia correcta implica dar un paso adelante, desarrollando un plan de transformación que desde el entendimiento de la “nueva realidad” y definición de un propósito ilusionante que atraiga a clientes y profesionales, evolucione la organización en sus dimensiones clave y la preparé para ser relevante y competir con éxito en la economía digital.      

Creo que a finales del 2018 no habrá ninguna duda que la digitalización es inevitable y en consecuencia la necesidad de ejecutar una transformación rigurosa (no iniciativas dispersas) que, liderada por el CEO,  sea global, sincronizada, ambiciosa, con una tecnología habilitadora de los cambios y teniendo a la cultura y a las  personas (clientes y profesionales) en el centro de la estrategia y la actividad.

8 pensamientos en “Digitalízate o desaparece

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *